• Inicio
  • Pastoral
  • La Familia Franciscana Hoy

La Familia Franciscana Hoy

Francisco de Asís, "el pobrecillo" que cautivó y sigue cautivando tantos corazones de creyentes y hombres de buena voluntad en todo el mundo, sigue vivo. Dos años antes de morir, quiso el Señor Jesús abrazarle de un modo especial e imprimir en sus manos y pies aquellas sagradas llagas que mil doscientos años antes le habían abrazado a Él a la cruz. Desde entonces, Francisco se convierte en el gran intercesor ante el Señor para presentarle todas nuestras necesidades y gozos, esperanzas y alegrías.

Su mensaje también permanece vivo en la tierra. Muy pronto "el Señor le dió hermanos" que como él se enamorasen de Dios y de los pobres, de las criaturas y de la paz. Hoy se cuentan por cientos de miles de hombres y mujeres los que, ilusionados con su proyecto de vida, queremos seguir encarnando en medio de nuestro mundo aquel sueño que un día irrumpió en Asís.

Son muchas las formas actuales y pasadas de vivir el carisma franciscano, dentro y fuera de la Iglesia, asociados o de forma personal. Aquí presentamos en la columna lateral las principales órdenes y congregaciones, femeninas y masculinas, de la llamada "FAMILIA FRANCISCANA". Simplificando un poco, podemos agruparlas en tres grupos:

a) las órdenes de los HERMANOS. Son, a su vez, tres: los hermanos menores, los capuchinos y los conventuales.

b) las HERMANAS clarisas y concepcionistas, seguidoras de Cristo al estilo de Clara de Asís y Santa Beatriz de Silva, con el carisma y estilo franciscano.

c) los SEGLARES Y CONSAGRADOS de las congregaciones terciarias franciscanas (unas 350, la mayoria femeninas), de vida activa o contemplativa, y los franciscanos seglares (hombres y mujeres que viven su consagración sin necesidad de cambiar de estado de vida: matrimonios, solteros, presbíteros...), algunos de ellos asociados de una forma especial (JUFRA, NIFRA, Cruzados Seráficos...).

Así, con nuestras limitaciones pero con la gracia de Dios, conseguimos que el sueño de Francisco siga siendo una realidad. Francisco sigue soñando para nuestro mundo y nuestra Iglesia, un mundo en que habite la justicia y la paz, una Iglesia que viva la plena comunión, "reparada y que no amenace en ruina"... ¿Te gustaría ser tu de esos locos soñadores franciscanos?

 

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR